Panamá : Visas de Residencia Permanente

OPCIONES DE RESIDENCIA PANAMÁ

Vivir en Panamá

Muchas veces cuando se busca una segunda residencia, el plan nunca es vivir allí a largo plazo. Desafortunadamente, muchos países que ofrecen programas de residencia fáciles no son lugares deseables para quedarse a largo plazo en primer lugar.
Este no es el caso de Panamá. Es absolutamente posible vivir una muy buena vida en este país.
Vamos a saltar a las razones por las que Panamá es un gran lugar para su (primera) segunda residencia.

Ubicación geográfica: Panamá es un gran centro

Panamá ofrece una excelente ubicación geográfica. Ubicado en el centro de América Central, puede llegar a muchos destinos diferentes dentro de las Américas en cuestión de horas.

¿Por qué inmigrar y convertirse en residente de Panamá?

  • Tenga un segundo hogar en Panamá, un país tropical donde uno puede vivir pacíficamente en Panamá, o visite Panamá a tiempo parcial.
  • Tener un "refugio seguro" en Panamá para escapar en caso de guerra o cualquier tipo de disturbio político o civil que pueda amenazar a la familia de uno.
  • En realidad vive en Panamá permanentemente, tal vez después de la jubilación y obtener una visa de residencia panameña.
  • Trasladarse a Panamá a un país tropical, estable y seguro donde es muy económico vivir en comparación con la mayoría de los otros países desarrollados como los Estados Unidos, Canadá, Europa, etc.
  • Reubicúquese en un país más "amigable con los impuestos" y disfrute de los beneficios del sistema tributario territorial de Panamá (solo pague impuestos sobre los ingresos de origen local). NOTA: esto no se aplica a las personas estadounidenses (ciudadanos o residentes) que están gravadas en todo el mundo, independientemente de su segunda residencia o segundo estado de ciudadanía.
  • Reubicarse en un país donde uno pueda hacer operaciones comerciales económicamente y sin fuertes restricciones.
  • Reubicúquese en un país donde los bienes raíces todavía son asequibles para comprar casas en la ciudad o aterrizar en las playas, montañas, lagos, etc.